martes, 13 de diciembre de 2016

De Bergen, Noruega

Y mi decisión de volver a mi país



No fue solamente un motivo el que me llevó a armar mis valijas. Creo que la mayoría de las veces hay una serie de causas que anteceden a una resolución de tal magnitud. Tal vez, es nada más que una la que dispara la decisión; por tener mayor peso o por ser la última –vaya uno a saber-. Pero siempre hay una larga lista la que nos lleva a la determinación final. Y, si bien podría enumerar mis mil y un motivos o la gotita que desató la tormenta en mi vaso, prefiero transmitirles lo que sucedió en esencia. Para historia y cronología ya están los libros y a mí me gusta más la idea de poder reflejar lo que sentí y lo que siento hoy en relación a los hechos en cuestión.
Que si me arrepentí en algún momento… Me lo preguntaron muchas veces. No sé si valga la aclaración pero, tal vez por mi personalidad -que se yo-, raramente me arrepiento después de haber tomado una decisión. Siempre trato de dar lo mejor de mí y hacer todo lo que esté a mi alcance; y mi experiencia en Noruega no fue la excepción.
Me adapté a una cultura muy diferente a la mía y aprendí a quererla y a respetarla. A vivir en un clima opuesto y a pasar de la luz eterna a una oscuridad "endiablada". A las noches interminables que duraban desde las 3 de la tarde hasta las 11 de la mañana.
Me acostumbré al cielo gris y a la lluvia helada casi diaria. A cenar a la hora de la merienda y demorar tres días en terminar con toda la preparación para poder comerme una "bendita empanada".
Prescindí de lo que jamás pensé que me faltaría, comí pescado en el desayuno y me olvidé por un largo rato de los almuerzos familiares del domingo que incluían asado o pasta.
Me acoplé a cumplir años en invierno y a ver a mis seres queridos en una pantalla.
Fortalecí significativamente mi independencia y tuve que hacer uso y abuso de mi autosuficiencia. Llegué a naturalizar "el dar la mano" para saludar a una persona y trabajé en tierras extrañas.
Logré hablar en un idioma que la primera vez que lo escuché me sonaba a chino mandarín y algunas palabras escritas me parecían imposibles de pronunciarlas.
Dejé ir algunas amistades que durante años parecieron verdaderas y terminaron siendo una fachada. Asimismo, construí vínculos de inmenso cariño con gente extraordinaria a la que no dejo de recordar y llevo siempre en mi corazón, a pesar de la distancia.
Descubrí cualidades en mí que ni yo sabía que las tenía y, sin embargo, ahí estaban. Listas para lidiar, entre otras cosas, con lo que algunos conocemos como "añoranza".
Tuve momentos de crisis pero, después de la tormenta -como suele ocurrir a menudo-, llegó la calma. Podrá sonarles cursi, pero hubo veces en las que me sentí sola y vacía aunque estuviera acompañada.
Hice amigos entrañables que fueron como una bocanada de aire fresco en medio de tanta nostalgia. Recibí abrazos reconfortantes y oportunos de personas que el haberlas conocido solo me hace sentir afortunada. Y también -para qué voy a negarlo- me ligué alguna que otra "bofetada" O_o.
Me "atacó" una gripe espantosa que me tiró 15 días a la cama. Me curé la tos con té con limón y miel y unos caramelos de menta me ayudaron a recuperar mi voz y a calmar el dolor de garganta. No me quisieron dar antibióticos (solo ibuprofeno para bajar la fiebre) y los remedios que me recetaron me hacían sentir mareada y me provocaban náuseas… Lástima que leí las contraindicaciones al cabo de una semana... Como podrán suponer, con la medicina noruega no quedé precisamente encantada.
Comí frutos silvestres y nadé en aguas extremadamente frías, llenas de patos y de algas. Recordé a Willy y a Bambi al probar ballena y reno y me sentí culpable y malvada. Llegué a llamar soleados a aquellos días donde las nubes dejaban ver apenas un pedacito azul del cielo y celebré la semana de pascua comiendo naranjas.
Recorrí bosques "de cuentos", hice senderismo, conocí monumentos históricos, visité museos y me enamoré tanto de iglesias remotas como de ciudades lejanas.
Me hice "raspeballer fun", la mayoría de mis comidas contenían papas y la carne argentina se convirtió en mi sueño recurrente porque las vaquitas noruegas son muy lindas pero de ricas no tienen nada.
Me sentí realizada cuando descubrí una página de Internet para hacer pedidos de yerba, dulce de leche, dulce demembrillo y dulce de batata.
Bailé en la nieve, me arrojé de las piedras al mar, navegué los fiordos y entablé conversaciones con personas extrañas. Festejé un gol de Argentina, abrazando a un noruego en un bar, con quien acababa de cruzar apenas unas pocas palabras. Recuerdo que me dijo que era fanático de Argentina porque era la hinchada que más se sentía en la cancha; y adoraba como cantaban, y cantaban.
Escalé montañas y no se imaginan ¡cuánto tonifiqué mis nalgas! ;)
Unos pequeños querubines, dulcemente ¡me llamaron mamma!
Lloré hasta ahogarme y sentí que se me iba a desgarrar el alma… Pero también me reí a carcajadas -así como cuando queda la mandíbula acalambrada y agarra dolor de panza-.
Me caí, me paré, volví a tropezarme y a levantarme; y así sucesivamente, todas -ni más ni menos- las veces que fueron necesarias.
Alguna que otra vez me tragué mis propias lágrimas…
Me volví tan fuerte que, sin darme cuenta ¡cargué demasiado peso sobre mi pobre espalda! Y llegó un día en el que me sentí cansada…
Di lo más y lo mejor que pude. Viví todos y cada uno de los momentos con plenitud e intensidad; así como soy yo: conservando mi pasión, mi dignidad y mis valores; realmente, a todo, le puse "corazón y garra".
Cuando uno entrega su máximo, no hay lugar para los remordimientos. Por eso, no me arrepiento de nada. El haberme ido, el haber vuelto y todo lo que quedó en el medio lo atesoro como experiencias ganadas.
¿Qué más podría decirles de Bergen, Noruega y mi decisión de volver a mi país? El hecho de empacar mis ocho maletas y subirme a un avión -que, a propósito, por la fecha, hizo más de una escala- podría ser definido como un recorrido de norte a sur o como toda una aventura que, sumada a mis párrafos anteriores en rima, honestamente, no podría estar mejor representada que a través de esta canción de Frank Sinatra.

(video extraído de youtube)

Yes, it was my way...! 

Muchos cariños ♥


¡NOS VEMOS!

Aymará;

13 comentarios:

  1. ¡Claro que sí! No hay que arrepentirse nunca de vivir, aunque duela igual que te hace reír. Te llevas maravillosas experiencias de lo bueno y maravillosos aprendizajes de lo malo. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente! La vida está llena de sorpresas que, siendo buenas y no tan buenas, nos enriquecen y nos hacen disfrutar plenamente nuestro recorrido ♥
      Gracias y ¡besos!

      Eliminar
  2. Me queda la sensación de que eres extremadamente positiva y casi me entran ganas de vivir en un lugar así de todas las cosas buenas que tiene. Me gusta tu actitud y ojalá yo fuese capaz de ponerla más en práctica.
    Sea lo que fuese, espero que ahora estés bien que es lo importante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, creo que lo heredé de mi madre :) Pero ¿sabés? Yo pienso que todos tenemos distintas fortalezas y debilidades y es lo que nos hace únicos y maravillosamente especiales ♥ Igualmente, toooodo se logra, basta con proponérselo y ponerle empeño... Yo estoy intentando mejorar algunas de mis tantas debilidades y espero lograrlo. O, al menos, limarlas un poquito :P
      Sí, estoy súper bien, gracias, hermosa :)
      Un beso grande para vos ♥

      Eliminar
  3. He viajado y creo que no se puede tener todo, cada país tiene lo suyo, españa tiene casi todo lo que mas le falta es trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí ¡tenés toda la razón! Cada país es especial a su modo... La cuestión es elegir de acuerdo a las prioridades de cada uno ¿no?
      Estuve en España hace unos años y, más allá del cariño que le tengo por mis raíces, quedé encantada con los lugares que conocí :)
      Abrazos ♥

      Eliminar
  4. Describes unas vivencias, sensaciones y sentimientos que me resultan muy familiares. Debes sentirte muy orgullosa por lo que conseguiste como persona y por todo lo que aprendiste. Emigrar es un reto. Y todos los sentimientos que una puede tener florecen de una manera inusitada.Y las capacidades lo mismo. He hecho cosas que nunca pude imaginar y me he conocido de una forma profunda. Por otro lado, yo no soy por naturaleza una persona decidida, o que decida veloz. Pero cuando decido algo, significa que lo he pensado mucho y durante tiempo Y no lo he hecho por probar. Entiendo bien a lo que te refieres. Y de nuevo enhorabuena por todos tus logros en Beren y los que te depara el futuro. Muchos abrazos, preciosa. Me emocionaste mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lidia! Sé que me comprendés y vos también me hiciste emocionar con la calidez de tus palabras. Aprecio muchísimo tu mensaje y te lo agradezco, de corazón.
      Yo creo que es bueno ser un poquito decidido o arriesgado, a veces, pero me identifico con tu naturaleza... Casi siempre, pienso mil veces antes de tomar decisiones importantes :P
      Gracias por los buenos deseos, y lo mismo para vos. Que sigas acumulando logros y experiencias increíbles en Trondheim o donde sea que te lleven los vientos o tu voluntad ♥
      Abrazos a vos y ¡muchos cariños!

      Eliminar
  5. Me ha encantado este post. Siente que has dejado mucho de tu corazón en él.
    Y sabes? Yo tampoco me arrepiento de nada. Nunca. Porque cada decisión que he tomado en mi vida ha sido pensada y repensada, analizada, calibrada.
    No soy de impulsos a la hora de tomar decisiones porque aún no me he dado el permiso de equivocarme (Lo cual no quiere decir que jamás me haya equivocado, por supuesto!!!) No darme el permiso no quiere decir que no me haya equivocado sino que me cuesta asumirlo y trascenderlo.
    En tu caso, como bien dicen por ahí: "nadie te quita lo bailado".
    Y lo mejor de todo es que ahora también estás bien, disfrutando tu presente.
    Un abrazo grande y me has satisfecho muchas curiosidades.
    Espero que la mudanza ya esté terminada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! Cómo nos cuesta entender eso de que justamente equivocándonos es cuando más aprendemos... Yo estoy en la lucha con mi "perfeccionismo satánico", vamos a ver quién gana (jajaja) :P
      Es como lo percibiste, dejé muchísimo de mi ♥ en este post y me alegra mucho que te haya gustado (y, por supuesto, también haber satisfecho muchas de tus curiosidades) =D
      Te mando otro abrazo enorme para vos y espero que tengas ¡muy lindo fin de semana!

      Pd: Sí, ya estoy acomodada. Ahora toca la parte decorativa así que voy a aprovechar las vacaciones ;)

      Eliminar
  6. Ha sido maravilloso leerte escuchando esta canción tan estupenda de Frank Sinatra. A pequeña escala me he sentido muy identificada con tu historia. Adoro como lo has expresado todo y el sentimiento que has puesto, en la vida hay que ser valiente y ser capaz de elegir tu propio camino con más o menos acierto pero la elección siempre será tuya y también el presente que ello haya tenido como consecuencia. Un besito enorme de verdad me he quedado maravillada con tu forma de transmitir, con la personalidad que desprendes de tus letras, y con tu forma de escribir, me ha gustado muchísiiiiiimo leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra un montón que te haya gustado el post y que hayas percibido la parte sentimental en él; y te agradezco que aprecies mi forma de escribirlo y transmitirlo. Me ha pasado muchas veces eso de sentirme identificada con algunos post de los blogs que leo y la verdad, me encanta. Así que ¡qué bueno que a vos te haya pasado con el mío :)
      Muchas, MUCHAS gracias por tan lindas palabras ♥
      Un beso grande :)

      Eliminar
  7. jejeje es como lo he sentido es genial como tu dices eso de pasar por muchos blogs leerlos y sentirte identificada. Un besito.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR TU VISITA ♥
¡VOLVÉ PRONTO!