viernes, 16 de septiembre de 2016

Jamás abandoné

Claro, dependiendo de lo que cada uno entienda por abandonar. De acuerdo a mi propio concepto, nunca lo hice. No sin antes evaluar y estar segura de que no quedaba ni un solo motivo relevante por el cual continuar. Siempre, y especialmente en estos días, han resonado las palabras de un poeta; que mi tía -profesora de declamación, entre otras cosas, y aficionada a la poesía- me recitó muchas veces, desde mi niñez:


¡PIU AVANTI!
No te des por vencido, ni aún vencido, 
no te sientas esclavo, ni aún esclavo; 
trémulo de pavor, piénsate bravo, 
y arremete feroz, ya mal herido. 
Ten el tesón del clavo enmohecido 
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo; 
no la cobarde estupidez del pavo 
que amaina su plumaje al primer ruido. 
Procede como Dios que nunca llora; 
o como Lucifer, que nunca reza; 
o como el robledal, cuya grandeza 
necesita del agua, y no la implora... 
¡Que muerda y vocifere vengadora, 
ya rodando en el polvo, tu cabeza!


Por supuesto que ya no soy la misma que de niña, ni la que era hace dos años atrás. La vida, las vivencias, las personas que se cruzan en nuestro camino y las distintas experiencias nos van cambiando. Incluso, a veces, tuercen nuestro recorrido y nos llevan hacia nuevos destinos. Pero, siempre, siempre, todo lo que nos sucede nos enriquece, nos hace aprender y, sobre todo, crecer.
Como ya les he contado en mi entrada anterior, este blog significó y significa mucho para mí. No voy a ser reiterativa y a repetir lo ya dicho pero sí me parece oportuno mencionar la respuesta a uno de mis tantos interrogantes de últimamente: ¿Por qué es tan especial para mí "El diario de Aymará"? Porque me apasiona escribir. Porque es mi espacio, donde puedo expresar lo que pienso y lo que siento. Porque la elección del tema sobre el que voy a escribir, el modo de trasmitirlo y la minuciosa elección de las imágenes (que, a excepción de un solo post, son fotografías propias) para complementar lo que quiero expresar alimentan y duplican mi inspiración original. Porque me conecta más conmigo misma y, en consecuencia, también más y mejor con los demás. Porque desarrolla e intensifica mi creatividad. Y porque descubrir que, a pesar de haber pasado dos años, todavía hay lectores que siguen haciéndose presentes me llena de orgullo (únicamente del bueno), de agradecimiento y de felicidad.
¿Habrá sido lo suficientemente grande la transformación de aquella niña -que prestó la atención necesaria como para recordar, todavía hoy, los versos de Almafuerte- como para modificar su esencia y, esta vez, decidir abandonar?
En este espacio tan mío, tan privado, tan personal y, al mismo tiempo, tan expuesto a todos los demás ¿queda, aún, algún motivo relevante por el cual continuar? Muchas de mis aventuras y desventuras, las que siguieron trascurriendo en Noruega (desde que dejé de escribir) y las que recomenzaron en Argentina (desde que decidí regresar), quedaron en el tintero. Y con ellas, infinitas historias por contar.
Yo siempre luché por lo que quería y nunca me amedrentaron los obstáculos. Puedo ser muy obstinada. Testaruda. Terca. Porfiada. No me doy por vencida con tanta facilidad. Entonces me pregunto: ¿Abandonar yo? Y la primera respuesta que me surge es: no. Jamás. Porque todavía queda mucha tela por cortar, varios cartuchos por quemar y más agua por pasar por debajo de este puente llamado "El diario de Aymará". 

Antes de irme, les dejo esta canción de Laura Pausini. Siento que está estrechamente relacionada con este post y se la quiero dedicar a mi blog. 

(video extraído de youtube)

Ahora sí me despido, hasta la próxima página de las muchas que quedan por escribirse en "El diario de Aymará".

♪ Siempre evitándonos a oscuras y al final se ve la luz ♪

Muchos cariños y ¡feliz fin de semana!


¡NOS VEMOS!
Aymará;

10 comentarios:

  1. Feliz fin de semana, querida!
    Muy interesantes tus reflexiones, ésas que te han llevado a no tirar la toalla respecto a tu blog, a ese espacio personal que quieres seguir compartiendo con tus lectores (as).

    Te agradezco el detalle de pasar a dejar tus comentarios en mis posts de hace algunos meses. Muy lindo el detalle.

    Asi que ya no estas en Noruega sino que decidiste regresar a tu patria? Como ha sido la adaptación? No te has arrepentido nunca de haberlo hecho?

    Bueno, como tu dices hay todavía mucho camino por andar y muchas opciones por elegir. Que sea lo mejor para ti y tus sueños.

    Feliz y productiva segunda temporada de El diario de Aymará.

    Saludos y abracitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Por tu linda bienvenida, por tu comentario, por los buenos deseos y por seguir acá (en realidad, por haber estado siempre).
      Dejar un comentario, para mí, es como una retribución a quien escribe, una valoración… Más que nada, cuando lo que leo me interesa, me gusta, me divierte o me trasmite algo. Y sabés que me encanta tu blog y tu forma de escribir. Además ¡venía atrasadísima! Y, mientras me voy poniendo al día, como te dije, voy dejando mi marquita donde siento que puedo aportar algo :)
      Así es, he regresado a mi patria y por muy extraño que parezca tuve que re-adaptarme. Pero sí, queda mucho camino por andar, así que ya les iré contando (todo eso y demás anécdotas, apreciaciones, sentimientos, contrastes, comparaciones). Ufff, es tanto lo que tengo para escribir que no sé ni por dónde empezar ¡jaja!
      Gracias, de nuevo, Madreselva. Más saludos y abracitos para vos. Nos seguimos leyendo y escribiendo.
      Muchos cariños ♥

      Eliminar
  2. Hermosa entrada llena de exquisita sensibilidad. Parece que te sucedieron muchas cosas en todo este tiempo. Te he mandado un correo hoy. Agarra fuerte esta nueva etapa en Argentina y los mejores deseos para ti. Nos leemos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lidia, me alegra mucho que te haya gustado :) Sí, pasaron un montón de cosas (imaginate que estamos hablando de dos años, jaja).
      Te mando abrazos y mis mejores deseos para vos también, y por supuesto que nos seguimos leyendo.
      Cariños ♥
      Pd: Mil gracias por tu correo, lo acabo de responder.

      Eliminar
  3. ¡Aymará!
    No sabes la de veces que pensé en tí, pensé si te habría pasado algo para dejar el blog tan drásticamente pero, aunque obvio que algo tuvo que pasar, me alegro de que tú estés bien y de que hayas vuelto.
    Nos volvemos a leer.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Piruli! A mí también me alegra un montón verte por acá, de nuevo :)
      Claro que nos seguimos leyendo (estoy ansiosa por saber tus novedades).
      Muchos besos para vos también y buena semana.
      Cariños ♥

      Eliminar
  4. Que de tiempo!!! que lindo verte de nuevo por aqui. Yo entiendo tu dilema..NO hay que abandonar. Es un hulla y a pesar de los tropiezo hay que continuar...Espero la siguiente entrada. Un abrazo
    iela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Iela! A mí también me alegra verte de nuevo (por acá y en tu blog):)
      Así es, estoy agobiada con mil cosas y con poco tiempo pero acá me quedo ¡sin abandonar!
      Cariños ♥

      Eliminar
  5. Me pregunto, ¿por qué no vi este post anteriormente?, no lo sé, pero apareció ante mis ojos y estoy mas que feliz que hayas regresado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, Sandy; suele suceder... A mí también me pone más que contenta verte por acá y leerte en tu blog. ¡Muchas gracias!
      Un beso grande :)

      Eliminar

GRACIAS POR TU VISITA ♥
¡VOLVÉ PRONTO!